sábado, diciembre 10

La Verdadera Enfermería y la casposa.

Todo empezó ayer con este tuit...

 


Hubo diferentes reacciones, desde el facilón me gusta hasta el aséptico RT, aunque la reacción mayoritaria se produjo en el endogámico grupo de la Enfermería 2.0 situada peligrosamente a miles de pies de altura y a la que llamo, cariñosamente, claro, masterizada por aquello de lucir CV en la bio de Twitter, costumbre esa que nos hace sonreír a las enfermeras de base, siempre en pijama con salpicaduras de boli, rotu y otras miserias y con el CV del Profesor Chiflado. Satur -@EnfrmraSaturada- las llama, cariñosamente también, enfermeras de bata y carpeta, y es que tiene to el arte, la jodía.
A lo que iba, que se me va el moñete al cielo. Yo las quiero bautizar hoy como La Verdadera Enfermería, esa que llena sus tuits de grandilocuencia reclamando como suyas la "vocación", "humanización", "actitud" o "dignidad en el trato" y demás conceptos mayúsculos que 'cutrenfermeras' como @EnfrmraSaturada o yo mismo no conocemos ni desarrollamos en el trabajo.
Lleváis toda la razón y por eso os declaro ante Henderson todopoderosa como la 'Verdadera Enfermería'.
Qué coño es eso de hablar en Twitter de ratios y plantillas, de retribuciones y productividades y otras miserias mundanas. Como alguno de vosotros ha llegado a decir somos casposas, vendidas y peseteras. Os ha faltado añadir amargadas.
Mea culpa.


1 comentario:

prisaediciones dijo...

Gracias por compartir con nosotros
Saludos