martes, enero 7

Sindicalistos y daños colaterales

Esta historia podría estar basada en hechos reales. Es más, podría ser un hecho real ocurrido este otoño en un hospital del SAS.
Un determinado sindicato agota su crédito de horas sindicales en setiembre. ¡Horror! Menudo momento inoportuno, ahora que tenemos un evento partidista al que no podemos faltar.¿Qué hacer? Muy fácil, desliberamos a alguno de nosotros en favor de los demás y punto. Pero ¿y quién se deslibera? Yo no, yo tampoco, yo tampoco,...¿Por qué? Sólo son unos meses y a primeros de año, liberado otra vez. Jo, tío, es que hay que trabajar...
Solución, aprovechamos que uno de los liberados está de baja, lo desliberamos y cuando se dé de alta a primeros de años lo volvemos a liberar. Y santas pascuas. Lo malo es que por ese sindicalista hay un interino sustituto y que dicho sustituto pierde la interinidad que nunca recuperará porque solo tendrá oportunidad de contratos al 75%  como máximo de 4 meses. Y lo peor es que ese sindicato tenía liberados sin sustituto, con lo que podrían haber hecho la misma maniobra sin perjudicar a ningún trabajador liberando a otro sindicalista distinto al que estaba de baja. Pero claro, entonces tendría que haberse puesto a trabajar unos meses hasta año nuevo. Y es que es tan bonito ganar dinero sin trabajar..., cobrar noches y festivos sin trabajarlos...