domingo, octubre 27

Trileras

Mi súper con el GERHONTE

Eso es lo que son las supervisoras de mi  hospital. La inefable gestora de cuidados -que así gustan de llamarse- de mi planta está empezando a contabilizar las horas trabajadas del personal e inexplicablemente todo el mundo está saliendo perjudicado con un balance negativo y debe horas al hospital a las alturas que estamos. Yo que soy muy desconfiado me he puesto a contar horas y resulta que se ha equivocado la señora, y lo que eran 3 horas en mi contra se han convertido en 25 a mi favor.

 Después de ponerle la cara colorá estoy avisando a la peña de la maniobra, que no es otra que evitar tener que contratar enfermeras para poder descansar lo que nos deben. Y no perder productividad, que es el origen de toda esta mierda organizativa.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que vergüenza de país. Ni que le pagasen a la supervisora más por hacer eso... ahh perdón que si que le pagan más.