sábado, febrero 9

Capítulo aparte

Mi supervisora es grande la joía. Siendo una buena profesional de la gestión, cosa que no podía decir de ninguna de las que había conocido hasta ahora, tiene muchas veces el ramalazo imprescindible de quien tiene que defender lo indefendible, o sea, los continuos recortes en personal. Lo entrañable en ella es que todavía se pone colorá cuando lo hace.
Lo último: tiene que aplicar el enésimo recorte en personal, o como esta caterva dice rimbombantemente, el Capítulo Uno. Consiste en hacer desaparecer el retén o rotin, con lo que cada unidad debe asumir las incidencias, es decir, permisos, bajas, asuntos familiares, descansos programados, etc, para lo cual la dirección de enfermería -ya sabéis que lo escribo con minúscula siempre deliberadamente- ha diseñado un sistema de guardias localizadas para que acudamos al tajo de forma urgente a cubrir una ausencia. Hasta ahí bien. Lo chungo viene cuando remata diciendo que será gratis, doblando turnos y/o trabajando en los descansos. La peña, que viene estando algo nerviosa últimamente por el tema recortes al empleado público, se enfadó un poquito y la mandó a la mierda, pero en fino, que somos universitarios. A la dirección de enfermería, digo. Y a mi súper, después.
Intentaron engatusarnos con palabras manidas como "la vocación, la buena voluntad, que iba a ser peor quedarnos sin cobertura, que quienes mejor que nosotros mismos para autocubrirnos" y demás lugares comunes de esta, como digo, caterva, pero no, no pudieron. La gente está quemada. Bueno, quemada no, lo siguiente. 
"Doblad vosotros, venid a trabajar en domingo, quitad la productividad" y lindezas de esa clase se escucharon con profusión. Pero no, ellos no están para eso. Para eso están las amebas.
En petit comité, mi súper me contó que nos olvidemos de quitar la productividad ni otros conceptos retributivos como ayudas de 2000 euros para cursar másters que cuestan 1200 para apadrinados del sistema, que no van por ahí los tiros. Que esas cosas no son del capítulo uno, que son capítulo aparte.

No hay comentarios: