lunes, diciembre 10

Blue eyes


Si me tocara la lotería que no compro dejaría este trabajo que tanto me gusta pero que tantos malos ratos me hace pasar. Y es que cuando creo que tengo todo bajo control siempre aparecen unos ojos asustados frente a mí que me recuerdan que no soy de piedra. Y me los llevo a casa, al coche, al supermercado,...al blog. Veinticuatro años, son tan pocos para estar tan cerca del final...

No hay comentarios: