miércoles, diciembre 5

Bien por los residentes.


Los MIR consiguen sentar a doñaMariajezú tras semanas de huelga. Andaba ella toda sofisticada, melena al viento, con su empachoso y enfático acento mirándolos por encima del hombro, o mejor, por el rabillo del ojo hasta que ellos, de una certera colleja huelguística la han sentado a negociar. Eso sí, ella sigue igual de melena al viento y sofisticación como si nada hubiera pasado, porque ella es así de buena. Y no, doñaMariajezú, la han obligado, y ándese con ojo que estos tienen poco que perder.

Aquí, con ojitos de oveja degollada, esperando propuestas.

No hay comentarios: