domingo, noviembre 4

Alucina, vecina.

Saliendo esta mañana del nosocomio, después de una noche toledana, me encuentro con una antigua compañera de ojos cansados que me transmite un rumor oído por los pasillos: la paga de navidad NO nos la quitan. En ese momento recordé algo que aprendí cuando estudiaba, que la falta de sueño provoca alucinaciones y otros trastornos mentales.
Le sonreí y le deseé que la segunda noche le fuera más leve.

No hay comentarios: