miércoles, agosto 1

Dientes, dientes.

Esta mañana ha llegado mi 'súper' y con sonrisa dentífrica va y le dice al respetable que estamos muy dejados y que tenemos que recuperar las buenas costumbres. Para quien no se lo imagine, tales buenas costumbres son rellenar esos papeles que tanto le gusta a las alturas y que presuntamente constituye la Enfermería del siglo XXI. El respetable, estupefacto ante semejante gilipollez, con la que está cayendo, se ha quedado callado -actitud ésta tan inherente a la Enfermería-, pero yo que soy el único terrorista de la unidad y casi del hospital, he respondido por el respetable con otra sonrisa -más dentífrica que la de ella- que volveremos a las buenas costumbres cuando el SAS recupere las suyas. O sea, cuando devuelva el dinero y los días que nos ha quitado. Manda cojones que por esto sea yo terrorista.