sábado, junio 2

Compromiso con la organización

La Junta de Andalucía, en general, y el SAS, en particular, llevan décadas inventando denominaciones rimbombantes y eufemísticas -hasta poéticas- para cualquier cosa, desde lo más obvio a lo más absurdo. Una de ellas es la que da nombre a este post y cualquiera que trabaje para el SAS puede imaginarse lo que puede esconder semejante sintagma nominal. Aparte de peloteo, poco más. No sé si así lo ha debido entender el Tribunal Supremo para eliminarlo de un plumazo como criterio para la subida de nivel en la carrera profesional, en cualquier caso cualquier empleado del SAS ya no tendrá que "comprometerse" con él para progresar profesionalmente.
Hay más cosas en la sentencia que revuelca por el suelo al SAS y su modelo esquizoide de carrera profesional, pero a mí lo del "compromiso" ese es que me ponía de los nervios, tan solo de pensar que a cualquiera que, tras muchos esfuerzos acreditándose, le viniera un grupejo de batas blancas -barrigas agradecidas- constituidos en tribunal del peloteo y estimaran que no se comprometía bastante con la organización, impidiendo así un merecido ascenso en la carrera.
De vez en cuando -siempre tardando demasiado- la justicia nos da este tipo de alegrías actuando de manera independiente y ante la demanda de un simple elemento, en este caso un médico, de la dichosa organización.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La carrera profesional es otra barbaridad que ha Hecho el SNS en Los últimos años de crecimiento "burbujil" . Se ha premiado simplemente el ser servidor público y con plaza.
No hubiera sido mejor empezar por una prueba de competencia profesional y revalidación cada 5 años como otros países serios de nuestro entorno?
Es que los años de funcionarizado da profesionalidad?
O se pretende hacer superfuncionarios?
O ha sido una forma encubierta de hacer una subida salarial al servidor público que además tiene la suerte de seguridad en el trabajo?
Errores de diseño que han creado mas agencias de burocracia como la ACSA (y nuevos funcionarios), y que ahora no saben o quieren desmontar.

Florencio Ruiseñor dijo...

Para construir una carrera profesional así habría que empezar borrando del mapa los puestos de libre designación, que son demasiados, para que esas pruebas de competencia no sean lo que son: pura burrocracia y papeleo.