sábado, febrero 18

El observatorio (y 2)


Mi supervisora es la mejor que he tenido en todos estos años de ameba, lo que no quita que tenga esos momentos de 'sintonía con la organización' -imprescindibles para conservar el puesto- y que tan fácilmente me cierran todos los chacras y me quitan la paz cósmica.
Me viene ahora con que lo que antes hacíamos charlando como personas en su despacho lo tendremos que hacer, a partir de ahora, mediante una aplicación informática del Observatorio. Haremos propuestas y debates vía internet, con usuarios y contraseñas de por medio, como si estuviéramos a kilómetros de distancia. Hay cosas que hacen que me quede como muerto -con las patas recolgando decía mi abuela-, y esta es una de ellas. Lo mismo es que tanto avance tecnológico me sobrepasa y no le cojo el punto yo a esto. Puede ser. Lo mismo es que sintonizo poco con la organización. O nada.

No hay comentarios: