martes, noviembre 1

Erasmus

Se llama Ylenia y le fastidia que hagan chistes fáciles con su nombre. Es despierta y curranta y con muchas ganas de aprender a pesar de la barrera idiomática, lo que no le impide demostrar bastante seguridad y eficacia en lo que hace gracias a las 1000 horas de prácticas que tiene por año en su país.
Mi hospital no es universitario y su relación con la universidad viene regulado por un acuerdo para la docencia de los alumnos de la EUE de Enfermería, acuerdo que he ciriticado ya en este blog por lo ambiguo y por ignorar lo fundamental de esa docencia: las enfermeras que día a día la realizan sin ningún tipo de reconocimiento. Nunca había habido becarios Erasmus así que imagino que estarán haciendo una nueva chapuza, o sea, habrá alguien cobrando por algo que no hace y mis compañeras enseñando sin ningún tipo de reconocimiento. Yo, desde luego que no, lo que no me impide llevarme genial con Ylenia y prestarle la ayuda puntual que me pida, como no podría ser de otra forma.

No hay comentarios: