jueves, junio 24

Enfermeras/os y ¿viceversa?

La condición llamémosla vocacional –odio este término, pero no encuentro otra manera mejor de decirlo- de nuestra profesión ha propiciado su avance profesional en gran medida, pero por otro lado tiende a enquistar cualquier avance en el terreno laboral.

La consideración de que el enfermo merece todo sacrificio por parte de la enfermera propicia cada día infinidad de situaciones que nos meten de lleno en la sumisión laboral. Asumir el trabajo de compañeros no sustituidos, aumento de ratios, excesos de jornadas, etc. son claros ejemplos de ello y son un instrumento diario de la forma abusiva de gestión de personal de nuestros hospitales. Y una vuelta más de tuerca de la escasa consideración laboral de nuestros gestores y políticos por nuestra labor ha sido el recorte de nuestras ya inapropiadas retribuciones este mes, y una nueva manifestación de nuestra capacidad de aguantar todo lo que nos echen es la inexistente oposición mostrada por nuestro colectivo.

¿Acaso también está relacionado esto con lo que llamé antes condición vocacional o hay algo más detrás? ¿Puede que el hecho de que nuestro colectivo esté compuesto históricamente por mujeres tenga algo que ver?

No hay comentarios: