jueves, mayo 14

Aterrizaje de emergencia

Muchos años en la alta gestión, muchos años siendo evidencia científica viva del Principio de Peter-Ruiseñor y de pronto, de hoy para mañana, de vuelta a la Enfermería de base. Eso es lo que tiene ostentar un puesto de libre designación por el que no tuviste que demostrar ningún mérito especial, y es que de la misma manera el puesto se puede convertir en libre destitución.
No quisiera verme en tu pellejo ahora, teniendo que mirar desde el mismo nivel a la cara a aquellos, que son mayoría, que no veían la hora en que esto pasara. Y tener que pasar por un reciclaje que es más bien una reconstrucción empezando casi de cero, ayudado por quienes padecieron durante años tu gestión tan "peculiar".
Te tenías reservado un cómodo puesto en AP, como no podría ser de otra forma, que eso del hospital queda para las amebas epsilonas y no para alguien que se ha dejado la piel, como tú, en la desagradable tarea de ajustar presupuesto.
Cuando paseas por el centro de salud pareces el director, como antes, con la bata entreabierta sobre la ropa de calle pero con un único elemento nuevo, el fonendo colgado del cuello a modo de fular, como hacen algunos enfermeros inseguros de su profesionalidad.

2 comentarios:

Dorotea dijo...

Yo espero, con gran inquietud, que todos aquellos que un día subieron a pisar alfombras rojas, bajen de nuevo a galeras y acaten esas "normas" que durante tanto tiempo nos han hecho cumplir. Quien a hierro mata....

Florencio Ruiseñor dijo...

Con el sistemita de nombramientos y ceses es sólo cuestión de tiempo para disfrutar de la vista.Lo que sí saben hacer bien estos personajes es guardarse bien el sitito donde aterrizar cuando les llega la hora. Son impecables.Saludos.