lunes, abril 13

Llegada la hora.

Está cantado por activa y por pasiva, sólo queda concretar el día y la hora. Objetivamente todos tienen cantado lo mismo, pero unos más objetivamente que otros, y en su caso, señor 4315, es cuestión de horas, y lo que es peor de la canción, que está cantado también el modo. Ya sabe, el modo en que ha de morir.
Como puede imaginar, ese malestar que no le deja tragar casi nada y que ni la morfina se lo quita del todo es porque tiene usted ese cáncer faringeo desde hace tres años que está bastante avanzado y contra el que la ciencia no sabe ya qué hacer. También debe saber que la faringe está rodeada de grandes arterias susceptibles de ser invadidas por la enfermedad, de hecho esa saliva ensangrentada que se le escapa de vez en cuando no es más que la certeza de que ese será el modus operandi que le sacará de este mundo cruel.
Para aderezarlo todo no va contar con alguien que le quiera a su lado y que le coja de la mano, tan sólo unos cuantos pijamas blancos que procurarán que tenga el mínimo sufrimiento final. Llegada la hora no le resultará difícil acabar, porque aquí no hay que alcanzar la meta, no. Aquí la meta avanza hacia usted inexorablemente.
.
04.10 horas. El señor 4315 es éxitus por PCR secundaria a hemorragia faringea masiva y broncoaspiración.
.
Nota.- A este redactor se le hace imposible creer que exista Alguien que pueda diseñar algo así, deliberadamente, y los duros momentos que a veces le depara la profesión no hacen más que reafirmar esa incredulidad.

No hay comentarios: