jueves, marzo 12

Mojón colgante

Según el diccionario de la RAE un mojón es una "porción compacta de excremento humano que se expele de una sola vez". Esto se entiende bastante bien, creo. Lo que hay que explicar un poco más, ciertamente, es lo de "colgante". Mi admirada Mrs. Nightingale lo hubiera llamado "hanging shit", o algo así, si esto que os cuento ahora le hubiera ocurrido a ella.

Lugar: una UCI.
Paciente: Martina, gorda ella, con pancreatitis.
Circunstancia: una gran cagada bajo su cuerpo esparcida sobre la cama. Era de esas deposiciones dificiles de catalogar, ni blanda ni dura sino todo lo contrario. No doy más detalle que seguro os hacéis idea.
Personajes: celador, auxiliar y yo, Florencio, todos a una.

El celador la pone en decúbito lateral izquierdo mientras la auxiliar piensa por dónde comenzar a achicar, no teniéndolo muy claro. Para ayudar, decido retirar una almohada bajo la vasta espalda de Martina que la mantenía en semidecúbito y que estaba, como no, llenita de mierda.
Mira que puse cuidado y la retiré cogiéndola como un capote torero alejada de mí, sin embargo algo debí hacer mal porque mis compañeros se me quedaron mirando, primero perplejos y al momento muertos de risa. Enseguida comprendí que algo chungo había sucedido. Algo chungo para mí, claro. Me miré el uniforme resignado esperando encontrar alguna manchita de mierda salpicada cuando lo que había era un mojón que, pegado a mi bolsillo, colgaba como un adorno venciendo inexplicablemente las leyes gravitatorias de Newton.
Y así fue como guardé en mi memoria uno de los pocos nombres de paciente que recuerdo.

4 comentarios:

Dorotea dijo...

Increiblemente identificada con semejante anecdota, creo que nadie de esta profesión, bueno igual alguna sí, se libra de haber achicado o de achicar en el futuro; infinitas anécdotas escatológicas llenan mi pequeño viaje por este mundo mundial!!

Florencio Ruiseñor dijo...

Imagino que las próximas escatologías que publique también te serán familiares. Hablarán de mocos, alientos, sudorcillos,...

Descalza dijo...

Halaaaa... todas las mierdas las pringas tú. Jajajaj, y tú dale con que no quieres comprar cupones, coño. Con que compres uno me quitas de trabajar pa siempre. Think about it.

Besos miles.

Florencio Ruiseñor dijo...

No hay ná que think about. Hay muchas enfermeras que compran cupones con análogas condecoraciones y que no les toca ná.