lunes, marzo 16

La condena

Manuel Vicent es un escritor y columnista con el que suelo compartir opiniones y reflexiones. Este domingo ha publicado una columna en El País que da título a mi post y que no tiene desperdicio. Os invito a su lectura si bien os adelanto algunos párrafos memorables:
"Si en su momento la iglesia condenó la vacuna de la viruela, la instalación del pararrayos, la anestesia, la transfusión de sangre y el parto sin dolor tampoco hay que sorprenderse de que se oponga frontalmente ahora a la investigación con las células madre".
"Todos los inquisidores han terminado por hacer el ridículo".
"Los cavernícolas seguirán clamando en público contra los peligros de la ciencia, mientras en privado no dejarán de usar en propio beneficio todas las ventajas que les depare el progreso llevado a cabo por quienes ellos han condenado".

No hay comentarios: