domingo, marzo 1

Gestoras de casos

La delirante, y en algunos casos hilarante, nomenclatura inventada para los puestos enfermeros puede vivir a veces a momentos cercanos al esperpento. El caso que nos ocupa pertenece a la más reciente hornada de puestos de marcado carácter político, es decir, creados pensando sobre todo en la captación de votos. Se trata de las denominadas en su día enfermeras de enlace, no exentas de polémica instrusista , que no conformes con ese nombre más intuitivo han convenido en denominarse posteriormente Gestoras de Casos, que suena a cualquier cosa menos a enfermería y a pacientes. Tanto es así, que en la puerta de sus despachos no reza "Gestoría de Casos", como debiera ser, digo yo.

¿Qué se pretende cada vez que a algo se le pone un nombre críptico o ambiguo? Simplemente despegarse del común de los mortales envolviéndose en un halo de novedad o exclusividad que realmente no se tiene, convirtiéndose, en este caso, en un grupo de iniciados. Con bastante tiempo laboral, por cierto, para publicar y publicarse.

En mi hospital son dos, y según tenemos que constatar con perturbadora envidia el resto de amebas epsilonas, son excelentes representantes de enfermeras alfa.

No hay comentarios: