lunes, febrero 2

Modernidad

Está de moderna la profesión que da gusto verla. Por lo menos por fuera, toda extravagante y fashion, vestida por la firma Nanda y aderezada por el estilismo de Nic-Noc.
Avanza imparable por la pasarela de congresos y conferencias envuelta en un halo de intelectualidad y sofisticación, dando grandes pasos de ponencias y comunicaciones. La mirada al frente, como perdida, ignorando a quienes la sustentan desde allá abajo que la miran con cierta extrañeza.
Cuando termina el desfile se mete en el camerino, se quita el modelito de Nanda y el estilismo de Nic-Noc y se queda sola frente al espejo, flaca y desvencijada mostrando su otra modernidad, la de la precariedad laboral.

2 comentarios:

JRP dijo...

Aciertas de pleno con la metáfora... es moda de pasarela, de escaparate, llamativa para el lucimiento que nada tiene que ver con lo que se utiliza habitualmente. Como dice la gente del mundo de la moda "es poco ponible"

Florencio Ruiseñor dijo...

Estupenda la continuación que haces de la metáfora con lo de moda "poco ponible".