martes, febrero 3

Epsilones

Eso es lo que somos los de hospitalización, enfermeros epsilones, la casta inferior, como en El Mundo Feliz de Huxley. Pero yo, a diferencia de la novela, no estoy feliz de ser épsilon. No quiero repartir papel higiénico cuando se acaba, ni quiero poner chatas cuando la auxiliar está ocupada, ni quiero acomodar ingresos como una recepcionista de hotel, ni quiero preparar enfermos para quirófano mientras allí las enfermeras beta esperan limándose las uñas,...
Yo quiero ser una enfermera alfa, ganar más trabajando mucho menos, tener despacho propio al que llegaría cada día cuando las epsilonas llevan una hora pateándose el pasillo, organizarme el trabajo sin injerencias, utilizar carpetas y ordenadores y largarme media hora antes que las epsilonas.
El problema es que para llegar a ser alfa hay que hacer cursillos, hacer la pelota, ser políticamente correcto, etc. Es decir, que me veo de épsilon para lo resto.

No hay comentarios: