viernes, septiembre 29

Plañideras entorno a un cese. Una visión desde la caspa.

Han cesado a Joan Carles March -@joancmarch para los amigos tuiteros- del cargo de director de la Escuela Andaluza de Salud Pública, @EASPsalud. Las enfermeras de pro, próximas a la Verdadera_Enfermería© han llorado amargamente su destitución, las unas, y loado su obra, las otras, encontrándose todas sorprendidas y dolidas por este inesperado hecho protagonizado por la Consejera de Salud, jefa de @saludand.

Han dado la impresión, sobre todo a las enfermeras amebas como yo desconocedoras del portento del citado exdirector, de que dicha Escuela no haya existido antes ni vaya a existir después de su mandato, que dicho sea de paso, ha sido por un corto periodo de poco más de dos años. No entiendo muy bien qué magia de gestión ha podido desarrollar el bueno de Joan Carles en ese tiempo para merecer este cierre de filas en torno a su persona y su profesionalidad, que por supuesto no voy a poner en duda ya que desconozco la vida y obra del personaje.

En cambio, la actitud de plañideras -tan recurrente en nuestra profesión- es lo que me choca bastante de un asunto que nadie recordará la semana que viene cuando sigamos con nuestos cansinos hashtags de moda. A ver, señoras enfermeras, si tanto vale Joan Carles y tan imprescindible es su figura, pues qué menos que unas firmas en Change.org o algo así, combativo, reivindicativo. Retratarse un poquito, vaya.
Además, ni han querido ocultar esa exagerada pose de actriz de kabuki, sorprendiéndose de la actuación de la Consejería, como desconocedoras del modus operandi "Te-nombro/Te-ceso" con el que la Junta viene trabajando desde hace más de 30 años. Muy lamentable.

Probablemente nunca se sabrá por qué cesaron a un buen profesional, aunque todos sepamos bien por qué y para qué. Lo que realmente nunca sabremos es por qué lo nombraron, y no me vengáis con el cuento chino del currículum, que toda esta peña de la EASP los tienen clonado. Y si no, mirad el de la flamante directora Reyes Álvarez-Ossorio.

Queda por saber qué harán con el destituido. La Junta suele portarse bien y premia generosamente los servicios prestados.

miércoles, agosto 9

Tutores clínicos: la nueva engañifa.

Que las alumnas de Enfermería de las escuelas públicas andaluzas hacen sus prácticas clínicas en centros del SAS no es ninguna noticia.
Que dichas prácticas son 'tutorizadas' oficialmente por enfermeras-fijas-de-mañana y/o supervisoras, a las cuales se les reconoce un determinado número de horas de docencia universitaria y una sustanciosa retribución de unos 300€ mensuales, también es de común conocimiento.
Y que la práctica clínica que aprenden los alumnos está ajena a todo lo anterior y que está organizada por la mejor o peor -depende- intención de las enfermeras asistenciales es un hecho sangrante e injusto que afecta tanto a profesionales como alumnas. Y desde hace décadas.

Para maquillar un poco esta situación chapucera y tercermundista, la universidad que le toca sufrir a mi área sanitaria ha ofertado unos microcursos de tutor clínico a las enfermeras asistenciales que las capacitará como formadoras ante las alumnas, reconociéndoles un todavía indeterminado número de horas de formación, que no de docencia universitaria. De retribución, como no podría ser de otra forma, no se habla nada, que eso de hablar de dinero es poco estiloso en nuestra profesión.

Corolario: las enfermeras siguen igual, haciendo el trabajo de campo, y los laureles llevándoselo crudo las de siempre.